Un viaje en autocaravana a la Bretaña francesa

Un viaje en autocaravana a la Bretaña francesa

Pon en marcha tu autocaravana y enamórate de Josselin, en el corazón de la Bretaña francesa, un paisaje sacado de un entrañable cuento de la época medieval. Su arquitectura y su brillante entorno le confieren como el destino perfecto para los amantes de la tranquilidad y del encanto de los villages franceses.

Situado en el noroeste de la costa francesa, llegar en autocaravana a Josselin es recorrer los canales de la región de Bretaña ya un viaje ya de por sí idílico. De una naturaleza desbordante, sus pequeñas callecitas, sus ventanas llenas de flores y su aire puramente francés, gusta a todo turista que se precie.

Es uno de los pueblos con más encanto de Francia y no es de extrañar, ya que sus casas con vigas de madera llevan ahí desde el siglo XVI. Poca modernidad en un pueblo que ha sabido mantener su elegancia intacta y todo gracias a una orden que implica no edificar casas de más de tres alturas y todas con una armonía arquitectónica que ya quisieran otros pueblos del mundo. ¿Te animas a visitarle en autocaravana?

Nada más llegar en autocaravana a la Bretaña francesa, a Josselin, el punto de encuentro de lugareños y turistas es la plaza de Notre-Dame y la Basílica, rodeada de bares y restaurantes en los bajos de bonitos edificios donde degustar la siempre exquisita comida francesa. En la misma plaza se puede observar el Ayuntamiento de este pueblo de poco más de 2.000 habitantes.

Alquilar una autocaravana para visitar la Bretaña Francesa

Es inevitable visitar Josselin y dejarse caer por una de sus dos grandes atracciones turísticas: la Basílica de Notre Dame du Roncier, construida ente los siglos XIII y XVI y que conjuga estupendamente el arte gótico y el románico, y donde sus vidrieras son dignas de admiración. Subir a la torre es disfrutar del esplendor de esta zona dela Bretaña francesa.

Y, por supuesto, su Castillo, propio de la más tierna aventura de Disney. Construido en el año 1008 por parte de Guethenoc, vizconde de Porhoet, de Rohan y de Guemené, procedente de la familia de los condes de Rennes. Más tarde, Olivier V de Clisson, que adquirió la señoría del lugar en 1370, reconstruyó en el lugar una imponente ciudadela, provista con ocho torres, junto con una torre del homenaje de 90 metros de altura.

Tal y como sucede en estos casos, en el siglo XVIII el castillo dejó de ser habitado, pasando a ser durante la Revolución francesa y el Primer Imperio una prisión y almacén En la actualidad, el castillo es habitado por el decimocuarto duque de Rohan, Josselin de Rohan, senador de Francia y  antiguo presidente de la región de esta misma región. Y en su interior, un interesante Museo de Muñecas.

Para finalizar nuestro viaje en autocaravana a Josselin, un paseo por las orillas del río Oust, contemplando la belleza de las casas cuyos habitantes disfrutan de una extraordinaria calidad de vida.

Share this post