Una ruta en autocaravana por la vieja ciudad de Acre

Una ruta en autocaravana por la vieja ciudad de Acre

¿Pensando dónde viajar el próximo puente? Te proponemos alquilar una autocaravana y viajar a Acre, una ciudad tan apasionante como diferente. Encerrada tras las murallas de su pasado otomano, caminar sus calles y descubrir cada uno de sus rincones se convierte aquí en una experiencia de otra época, un viejo en el tiempo, una ciudad donde el tiempo se ha detenido y la modernidad no ha hecho acto de presencia. ¿Qué ver? ¡Apunta!

Para dirigirnos a ella debemos viajar a orillas del Mar Mediterráneo en concreto a Israel. Acre está considerada una de las ciudades más antiguas del mundo, donde actual se construyó en el siglo XVIII sobre la ciudad de los cruzados pero la original fue fundada en el año 1.500 a.C. Ha pasado por manos de asirios, por las de Alejandro Magno, por los tolomeos, por el Imperio de Oriente y por las del Imperio Bizantino hasta que en 1517 el Imperio Otomano se hizo con ella, tras siglos de cruzadas.

Realizar una ruta en autocaravana a Acre es visitar el enclave de los cruzados en Tierra Santa, de hecho bajo de sus calles arenosas se escondían interminables laberintos donde llegaron a habitar hasta 50.000 caballeros y habitantes. Y por encima de ellos, mezquitas repletas de mosaicos, alminares, baños turcos y caravasares que evocan a los míticos cuentos de Las mil y una noches.

No es una ciudad turística y por ello, dicen sus habitantes, conserva el aspecto de siempre, la tradicional vida en los zocos, sus bares al lado del puerto, su gastronomía basada en los productos del mar. Y para recorrerla, archivos que datan, solo, del siglo I d. C, toda una reliquia en esta parte del planeta.

¿Qué ver en Acre si decides visitarla alquilando una autocaravana? Sin duda, uno de sus edificios más notables es la Mezquita de Jezzar Pasha (siglo XVIII) y, cómo no, su Ciudadela, una fortificación de origen otomano, construida por la  Orden de los Caballeros Hospitalarios y que durante el s. XX  fue usada mayoritariamente como prisión. Hoy la conforman la vieja ciudad de Acre, fortificaciones romanas, el jardín encantado, un museo en honor a la resistencia judía, la prisión británica y sus calabozos, la celda donde estuvo Bahá’u’lláh, el fundador del bahaísmo y el salón de los caballeros.

También hay muchos lugares santos del bahaísmo en los alrededores de Acre, como la casa donde vivió sus últimos años últimos años el profeta Bahá’u’lláh, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Una experiencia única en tu próxima salida en autocaravana. ¿Hablamos?

Share this post