Madre, hija y abuela en autocaravana

Madre, hija y abuela en autocaravana

Increible la aventura de estas tres mujeres de hoy en día: Vanessa, Alida y Mini, tres generaciones unidas por un espíritu común que un día decidieron probar esto de viajar en autocaravana. Un relato sorprendente

“Buenas tardes, mas tarde que nunca el relato de nuestra experiencia

La idea de ir de viaje en Campingcar vino haciendose de broma, que en un futuro tendría que comprar un campingcar para poder seguir llevando a nuestro perro y a mi madre que se apunta a un bombardeo.

Poco a poco fuimos interesandonos e informandonos pero hasta el mes de Septiembre 2009 no terminaríamos de vivier esta primera experiencia.
La cara del representante mostró una amplia sonrisa cuando nos vió llegar, tres mujeres de distintas generaciones, un perrazo y el coche lleno de trastos, todos indispensables para nuestro gran viaje de 5 dias.

Con gran paciencia nos explicaron todos los detalles y funciones interiores y exteriores y una vez el coche puesto a punto nos lanzamos !
Mi hija estaba encantada, mi madre desconfiada , el perro contento y yo algo nerviosa por la nueva forma de conducir.
No me aclaré mi bien con el GPS, asi que comimos como primera parada en un campo de almendros y en cuanto por fin supe orientarme me dí cuenta de que estabamos cerca de Alarcón asi que decidimos dirigirnos hacia el Parador y cenar ahi y pasar la noche en el Parking publico para ver qué tal se nos daban todas la maniobras.

Al día siguiente , ya màs acostumbrada cogimos una ruta interior direccion sur, rumbo a Tarifa, ya que mi hija se acordaba haber comida una tarta de zanahorias riquisima y queria repetir experiencia.
Conducimos todo el día de forma bastante relajada y pasamos una velada romantica entre olivos con velas (antimosquitos) incluidos a la altura de Malaga.

La mañana siguiente tocaba ir de compras, pero fieles a las instrucciones de AC-LLAR , volvimos hasta 3 veces al coche aparcado en el Parking del Centro Comercial porque nos parecia haber visto gente pednientes de nuestros movimientos…. todo iba bien y pudimos llegar a nuetro destino final, Tarifa dónde encontramos despues de buscar un poco una playa con pinos dónde aparcar para pasar el fin de semana . En medio de los domingueros de turno y otros viajeros de campingcar màs expertos que nosotras disfrutamos de playa, barco y comida con un tiempo estupendo.
Hasta aqui todo bien y todo bajo control, y ademàs muy “crecida” ya que los amigos habían apostado que antes de hacer los primeros 100 metros ya habría arrancado el primer retrovisor y la verdad es que no teníamos ni un sólo rasguño !

Encontramos un poco de dificultad para rellenar el deposito de agua pero al final en un hotel de la zona nos dejaron utilizar la manguera del jardin.
La mañana del lunes desayunamos delante del mar con una amiga mía que habia venido a visitarnos desde Marbella y que nos acompaño a ver delfines en el estrecho.
Como mi hija tuvo la mala suerte de que aquel día no habian hecho la famosa tarta, decidimos probar suerte en un establecimiento cerca de Malaga , y asi pudimos empezar el regreso con buen sabor de boca !
El tiempo cambio y tuvimos que conducir por tempestades de lluvia y viento toda la costa direccion casa de nuevo , pero lo encontramos hasta acojedor escuchar las gotas sobre el tejado, a pesar de que la noche a la altura de Almeria , delante del mar fue un poco “movida” por las ráfagas fuertes.

Nos retrasamos debido a la climatología ( y porque realmente nos habíamos pasado un poco en distancia por tan pocos días) pero pudimos entregar el vehículo, no sin sentimiento de melancolia y con la seguridad de volver a repetir ! Gracias !
Vanessa, Alida y Mini”

                                      

Share this post