La Costa do Morte en autocaravana

La Costa do Morte en autocaravana

Si buscas un viaje repleto de parajes impresionantes y leyendas ancestrales, realizar un tour en autocaravana por la Costa do Morte. 100 kilómetros de grandes paisajes, bonitos pueblos, misteriosas leyendas y una estupenda gastronomía con el marisco como principal ingrediente. Una ruta en autocaravana para los amantes del norte, el mar y la belleza de Galicia.

Según cuentan las leyendas del lugar, sus aguas siempre han sido de las más bravas. La navegabilidad en esta esquina del océano Atlántico ha sido un reto para muchos marineros, procedentes de todas las partes del mundo. Grandes olas, abruptos acantilados y mucha marea que han dificultado, incluso, hasta la más sencilla y cercana pesca. Realizar un viaje en autocaravana por la Costa do Morte es visitar uno de los paisajes más singulares y bellos de Galicia, el misterio sobre decenas de accidentes ocurridos en sus costas, sus pequeños y tranquilos pueblos de pescadores, el verde de su naturaleza y su gastronomía basada en las delicias que proporciona el mar, le confieren como una de las rutas claves a tener en cuenta en el norte de España.

Se dice que durante siglos, desde la Alta Edad Media, la Costa do Morte ya era famosa por su bravura. Y a mediados del siglo XIX, el escritor gallego Eugenio Carré Aldao, ya acuñó este sobrenombre debido a los continuos accidentes que en ella se daban. Por ejemplo, la noche del 28 de noviembre del año 1596, 25 barcos de la Armada española se hundieron en medio de una terrible tempestad frente a la ría de Corcubión, y murieron 1706 personas. En 1846, el Great Liverpool -uno de los primeros trasatlánticos comerciales de la historia- también desapareció en sus aguas.  El buque británico HMS Captain, el John Tenat y el City of Agra, fueron otras de las grandes desgraciadas que perecieron en el siglo XIX.  El siglo XX también ha estado marcado por grandes catástrofes, el carguero francés Nil en 1927, el petrolero soviético Boris Sheboldaeff, el griego Maria Laar, el Arada, Olympe, Banora, el Casón o el más reciente desastre del Prestige, han sido solo algunas de las grandes embarcaciones que escribieron su propia historia negra en estas costas gallegas. Recorre estos singulares puntos alquilando una autocaravana con Ac-llar.

Alquilar una autocaravana para realizar un tour por Galicia

Pero la Costa do Morte es mucho más que leyenda negra. Para visitarla, tan solo basta coger tu autocaravana y viajar 52 kilómetros desde la capital gallega, La Coruña, concretamente desde la población de Malpica de Bergantiños hasta el famoso cabo Finisterre. Recorrer a bordo de tu autocaravana la distancia que les separa es dejarse conquistar por pueblos con una gran belleza visual. A la hora de establecer una ruta por las principales localizaciones de la Costa do Morte, son de parada obligada una serie de playas a lo largo de casi 100 kilómetros como las de Ariño, Reira y Trece. También Traba, Lage, Soesto, O Rostro, Mar de Fora, Pasarela, Traba y las costas de Cabo Vilán y la que une Traba con Camelle. Y si hablamos de municipios, viaja en autocaravana por la Costa do Morte visitando poblaciones como Malpica, Puenteceso, Cabana, Lage, Vimianzo, Camariñas, Mugía, Finisterre, Corcubión, Ceey, Corme, Puenteceso, Traba, Camelle, Arou, Santa Mariña, Camariñas, Javiña, Merexo, Mugía, Lires, Nemiña, Dumbría y hasta Finisterre.

A la hora de trazar una ruta en concreto, podemos partir de Caión y su precioso Pazo del Conde de O Graxal, el convento de San Agostiño y la iglesia de San Xurxo. De ahí, podemos dirigirnos a Baldaio, una aldea de impresionantes marismas y dunas y con una espectacular fauna y flora. Bordeando la costa, llegamos a Razo con una de las playas más famosas de la ruta, 6 kilómetros de larga arena e ideal para avistar delfines desde sus aguas. Nos dirigimos al monte Neme, lugar de meigas y leyendas.

Arrancamos de nuevo nuestra autocaravana y  recorremos torciendo en Razo a mano derecha dirección puerto y nos dejamos llevar a lo largo de la costa disfrutando nuevamente del paisaje. A mano izquierda se alza el monte Neme, lugar histórico de meigas y ritos. Siguiendo el camino, avanzamos hacia Buño, una población de gran tradición artesanal y más adelante, Malpica, uno de los pueblos pesqueros más carismáticos de la zona. Llegamos a Ponteceso, a mano derecha podemos visitar la Playa de Balarés y el Monte Blanco  y recorremos la costa hacia Laxe con su bellísima bahía que bordea todo el pueblo. En Baio podemos visitar la aldea celta A Cidá y el dolmen de Dombate situado a 300 metros aproximadamente. La próxima parada con nuestra autocaravana será la aldea de Verdes con un paraje natural, singular por sus antiguos molinos de agua y con el río Anllóns con sus múltiples riachuelos y cascadas que convierten el paraje en paradisíaco. Y terminamos en  Carballo, donde contemplar de un vistazo la historia de la región en su museo.

 

 

Share this post