Frías, viaje en autocaravana por la medieval Castilla y León

Frías, viaje en autocaravana por la medieval Castilla y León

Cuenta la leyenda que un buen día, el tiempo se detuvo en Frías. Las casas se quedaron tal cual estaban y el pueblo conservaría así su encanto para los restos. Sea cierta o no esta afirmación, la bella fotografía de este pequeño pueblo burgalés la convierten en uno de los más bonitos del interior de España y digno para visitar en autocaravana.

Nos desplazamos en autocaravana a poco más de 77 kilómetros de Burgos, Frías se levanta sobre el cerro de La Muela y el río Ebro y por sus caminos, hoy obviamente modernizados, pasaron romanos y tuvieron lugar batallas medievales entre reinos. Y es que Frías siempre ha gozado desde su situación al norte de la provincia de una posición estratégica.

Tiene aspecto de villa vieja, con calles que recuerdan a novelas de televisión que rememoran historias de principios de siglo, y en su aire se respira el olor incontaminable de los árboles. En sus calles, sus edificios se adosan entre sí y la madera es aún la protagonista de muchas de estas casas donde apenas residen 300 vecinos y se conocen entre ellos. Un destino ideal para alquilar una autocaravana y disfrutar de los encantos del interior de España.

Visitar Frías es toda una oda a la calma, a la paz de las montañas de Castilla y León y a una naturaleza desbordante, que se extiende por los montes de Petralata, Obaneres y la sierra de Oña y del poco caudaloso río el Molinar. Para acceder a Frías, cabe pasar con nuestra autocaravana por un puente levadizo construido para su defensa en época medieval.

A la hora de visitar Fría, la Torre del Homenaje es uno de sus principales monumentos. Aún hoy en día, conserva parte de antiguas dependencias como los graneros, las bodegas e incluso las estancias de servicios. Pero ahí no acaba todo, la judería con especial relevancia en el siglo XIV, el convento de San Francisco del mismo siglo, el de Santa María de Vadillo de 1219, la iglesia de los Vitores de estilo gótico y del siglo XIII, la iglesia de San Vicente y San Sebastián, la calzada romana que pone en evidencia la importancia de Frías en esta época, el Palacio de los Salazar, sus llamativas casas colgadas donde destacan sus actividades vinícolas y, cómo no, el esplendor del Castillo de los Duques de Frías también llamado de Velasco que puede datar del siglo IX. Esta considerado uno de los grandes castillos de Castilla y desde su punto más alto las vistas son, cuanto menos, espectaculares. Aparca tu autocaravana, ¡y disfruta!

 

 

Share this post