En autocaravana a Praga: visitar el castillo más antiguo del mundo

En autocaravana a Praga: visitar el castillo más antiguo del mundo

Situado al oeste del río Moldava y con 570 metros de largo, es el castillo más antiguo del mundo que hoy se conserva. Construido en el siglo IX, ha sido testigo de los sucesos y acontecimientos que han marcado el porvenir de Europa. Hoy, es uno de los monumentos más bonitos e imponentes del centro del continente. ¿Te animas a visitarlo a bordo de una autocaravana?

El transcurrir de la historia ha dejado tras de sí innumerables construcciones de carácter civil y religioso que, con suerte, aún se conservan hasta nuestro días. Lamentablemente, las fuerzas de la naturaleza, las guerras, la mano del hombre y el lógico paso del tiempo, han provocado que muchos de estos grandes recintos solo se conserven en viejas fotografías o en libros de historia pero algunos resisten y estamos a nuestro alcance en nuestras clásicas rutas en autocaravana.

¡Alquila una autocaravana ya y viaja! porque si hay algo de lo que Europa ha podido presumir y aún presume, es de castillos. Testigos inamovibles de la historia, de las disputas entre reinos y familias y lugares donde se gestaron los tratados y acuerdos más importantes del viejo continente. Con el final de la Edad Media, muchos de esos castillos fueron vendidos a comprador privados, otros siguen conservados por sus gobiernos correspondientes o por los herederos de largas sagas familiares, algunas venidas a menos.

Entre todos estos castillos destaca uno, el castillo más viejo del mundo que se conserva en la actualidad. Para visitarlo debemos conducir nuestra autocaravana hasta Praga, capital de la República Checa. Es, tras el Parlamento de Rumania, también el más grande del mundo. Fue construido en el siglo IX y hoy, más de 1.200 años después, sigue siendo testigo de lo que ocurre en el mundo. En él vivieron los reyes de Bohemia, los emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico y, en la historia contemporánea, los presidentes de Checoslovaquia y s de la República Checa.

Alquila una autocaravana y disfruta de rutas por Europa

A lo largo de sus 570 metros de largo, en sus múltiples salas secretas se encuentran las joyas de la corona de Bohemia, todo un símbolo de la realeza centroeuropea que dominaba el continente en los convulsos tiempos medievales. También alberga la  catedral de la misma Praga, el convento de San Jorge, la basílica de San Jorge, el Palacio Real, y diferentes galerías de pintura renacentista y barroca en las antiguas caballerizas del castillo de incalculable valor.

Remodelado a principios de los años 90 del pasado siglo, el Castillo de Praga, el más antiguo del mundo que hoy se conserva, es una microciudad en sí mismo. La zona donde se encuentra, está amurallada y sus palacios y edificios se conectan gracias a pequeñas callejuelas adoquinadas, que transportan al visitante, ipso facto, a tiempos de caballeros y disputas.

Si le visitas en autocaravana también podrás ver sus torres, como la Daliborka. Ésta fue cárcel de la nobleza, aunque luego acogió a presos más comunes. La torre Blanca, cuya función era la misma y terminó albergando a presos de toda índole. La Negra, donde cumplían prisión los deudores pero que contaban, también, con privilegios y llamada así por el incendio que la dejó ennegrecida. Y la de la Pólvora, algo más moderna (s. XV), que terminó siendo una especie de laboratorio de los alquimistas de la corte del rey Rodolfo II

Situada al oeste del río Moldava, la iluminación por la noche la convierten en un espacio único y mágico. Y entre sus calles, destaca una, la más popular. Llamada el callejón del oro, gracias a sus casitas de colores que, en el pasado, cobijaron a los orfebres y, hoy en día, es todo un epicentro comercial de artesanía popular.

 

Share this post